Estos robots-pelota tiene una misión: patrullar alrededor de la Estación Espacial Internacional

spheres-zero-robotics2.jpg

Uno de los peligros a los que debe enfrentarse la Estación Internacional Espacial es la basura tecnológica y espacial que se va encontrando en su recorrido alrededor de La Tierra. ¿Y si le ponemos guardias jurados? Así ha pensado la NASA, que de la mano del MIT, va a probar unosrobots con forma de balón que serán los encargados de detectar y tratar con posibles peligrospara la integridad de la ISS.

Los robots incluyen una cámara 3D capaz de detectar objetos potencialmente peligrosos y enviar un aviso a los integrantes de la tripulación para que sean ellos los que determinen, en principio, qué hacer. Esto será así porque, a pesar de que puedan ser autónomos, la labor humana todavía es necesaria para no provocar un problema mayor en caso de que los robots entren en acción.

Los propios robots llevan un serie de sensores para el caso de que ellos mismo estén en peligro por la basura espacial, y en las primeras pruebas han sido capaces de mantener una distancia de seguridad muy pequeña alrededor de un objeto peligroso, girando, grabando y enviando el vídeo en tiempo real a la tripulación.

Via: Xataka

Anuncios

World View, un globo hacia el paraíso espacial

worldview1

El globo ha sido uno de los primeros inventos usados por los exploradores en sus intentos de explorar el espacio aéreo. Su historia se remonta al año 1709 cuando un sacerdote brasileño hacía una primera demostración pública de ascensión aérea en un globo de aire caliente ante la corte del rey de su época. Si el inventor hubiera hecho un ejercicio de imaginación habría sido imposible prever que el siglo XXI el reto de la humanidad iba a ser cruzar la última frontera para ver el planeta desde su órbita. La aventurada idea pertenece a World View en colaboración con Paragon Space Development Corporation, una compañía que quiere competir con Space X Virgin Galactic. World View es un proyecto no tan conocido que dará la posibilidad a sus viajeros de ver la Tierra desde su atmósfera superior en viajes de cinco horas de duración.

La iniciativa de la compañía de Arizona se añadirá a la lista larga de empresas que están desarrollando proyectos dedicados al turismo espacial. El concepto de viajes espaciales por intereses no profesionales ha sido arrancado por Rusia cuando ha aceptado por la primera vez la oferta de un turista para llevarle al espacio en una de sus misiones. Desde entonces no le ha parecido una idea tan mala la posibilidad de recuperar varias decenas de millones de dolares por este tipo de servicios y así compensar los costes de lanzamiento. A principios de nuestro siglo se han aumentado las iniciativas privadas de fabricar vehículos turísticos con el objetivo de estimular el turismo espacial considerado también el siguiente paso en la carrera del ser humano hacia el espacio.

Una experiencia “inolvidable”

capsulaglobo

El tiempo estimado de la compañía para acabar su proyecto es de cuatro años. Al final de este periodo el equipo de Paragon confía en que los turistas podrán disfrutar de una experiencia inolvidable a una altura que marcará la línea de separación entre la Tierra y la oscuridad del espacio. Los planes de diseño se han encargado a la compañía británica Priestmangoode que asegurará toda la comodidad y el lujo posible a sus pasajeros aunque sus creadores están convencidos que la panorama será la que más valor aportará al viaje.

World View es un globo gigante del tamaño de un estadio de fútbol hecho de un film de polietileno de alto rendimiento y conectado a una cápsula hermética con capacidad para seis pasajeros y dos miembros de tripulación en la primera fila. Los planes para diseñar el interior están todavía en fase de desarrollo pero la empresa británica tiene muy claro que el lujo será una condición primordial. Las primera ideas prevén un interior estará equipado con asientos muy ligeros de fibra de carbono acolchados con un tipo de cuero muy fino. Las sillas giratorias se podrán orientar en ambas direcciones para no perder ningún momento del viaje con vista hacia las cuatro ventanas circulares de la cápsula.

Pero Nigel Goode, director de la agencia diseñadora, está seguro que la vista espectacular será el premio más valioso del viaje: “Estás a más de 30.000 metros por encima de la superficie de la Tierra. Verás la curvatura de la Tierra, la oscuridad del espacio. Es una experiencia que te cambia la vida”. Una vez llegados a la estratosfera de la Tierra el globo se moverá lentamente durante dos horas en su órbita mientras los turistas espaciales podrán admirar el panorama. El helio es un gas más ligero que el aire y esto permitirá al globo no alejarse de su trayectoria para adentrarse en el espacio.

Al final del mes pasado la empresa espacial de Arizona finalizaba con éxito el primer test de vuelo a casi 37.000 metros altitud de la Tierra desde el Centro Aéreo Industrial de Roswell validando el perfil de vuelo del globo. El primer paso se ha hecho y aunque queden muchos problemas por solucionar como serían permisos, bases de lanzamiento o ultimar los aspectos técnicos, el equipo de World View cree que dentro de unos años su globo podrá ofrecer experiencias inolvidables a los primeros atrevidos en observar el espacio extraterrestre.

Via: TicBeat

Innovadora red magnética para pescar basura espacial

La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) se ha unido a una empresa de fabricación de equipos de pesca, Nitto Seimo, para fabricar una red magnética con la que poder ‘pescar’ la basura espacial que rodea la Tierra. Este aparejo, que viajará al espacio a bordo de un pequeño satélite, comenzará su misión el próximo 28 de febrero.

 

 

 

 

 

Según ha explicado el equipo de la misión, cuando el satélite esté en órbita empezará a desplegarse la red, hecha de alambre, que mide unos 300 metros de largo. Esta red puede generar un campo magnético lo suficientemente fuerte como para atraer parte de los escombros que pululan cerca del planeta. Tanto la red como su contenido se desintegrarán en la atmósfera en su regreso a la Tierra.

JAXA ha apuntado que se trata de una misión experimental que se basa en teorías estudiadas desde la Tierra. Lo que ocurra a partir del próximo 28 de febrero será una prueba para determinar si este sistema puede solucionar el problema de la basura espacial.

Esta misión nació con la preocupación de los expertos de que los satélites enviados a nuevas misiones o las naves chocaran en su viaje con los miles de restos de aparatos inservibles que también están en el espacio. Lo que más preocupa a los científicos son los trozos pequeños que no se detectan y, por lo tanto, no están registrados. En el último año, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han creado programas para erradicar la basura espacial.

Via: Innovaticias