Visiobike, la bicicleta eléctrica que nos dará más que sólo un paseo

Visiobike

Todos sabemos que el tema de movilidad en las grandes ciudades es algo complejo y por ello la bicicleta se ha ido convirtiendo poco a poco en el medio de transporte predilecto, por los bajos costes, los beneficios al medio ambiente y por supuesto, la salud.

Por lo anterior, y bajo la tendencia de hacer la vida más sencilla a través de la tecnología, es que un grupo de emprendedores croatas han desarrollado Visiobike, la e-bike compatible con nuestro smartphone, que además posee una interesante solución en cuanto a software. Conozcámosla más en detalle.

La bici inteligente gracias a nuestro smartphone

La Visiobike cuenta con un dock para colocar nuestro smartphone ya sea iPhone o Android, que al descargarle la aplicación desarrollada especialmente para esta bicicleta, nos da la posibilidad de potenciar el uso de la bici, con información que va desde la clásica distancia, registro de rutas y velocidad, hasta cosas más complejas, como el poder habilitar el motor eléctrico de la bici si es que necesitamos ayuda extra en alguna subida.

La aplicación, que está disponible para iOS y Android, es compatible con los mapas de Google, o bien, de Apple, y así tendríamos acceso de manera directa a información del tráfico en tiempo real sin necesidad de abrir algún otra aplicación durante nuestro recorrido.

Visiobike App

La Visiobike permite incluir extras, como un módulo GPS, si es que no queremos usar el que viene incluido en nuestro smartphone y consumir mucha batería; una cámara que hará la función de retrovisor mostrando la visión trasera sobre nuestro smartphone, además de otro tipo de accesorios que harán del andar en bici más cómodo.

Por supuesto, no podemos dejar de lado la seguridad, ya que la Visiobike dentro de la integración con nuestro smartphone viene con una función que al detectar una parada abrupta, ya sea por un accidente o una caída, realizará una llamada a los servicios de emergencia o algún teléfono que hayamos configurado para este fin.

Visiobike emergency

Claro, también es una bicicleta

La Visiobike está hecha de fibra de carbono, con materiales resistentes, y tiene un diseño sencillo pero a la vez elegante y funcional. Cargada de buenas características en sus entrañas, como frenos de disco, luz automática de emergencia activada a través del sensor de iluminación de nuestro smartphone y un chipset que transmite vía bluetooth a nuestro teléfono toda la información referente a nuestra bici. Cabe señalar que los fabricantes mencionan que dicho chipset recibirá actualizaciones OTA y así se podrán ir añadiendo nuevas funciones en un futuro.

En cuanto a especificaciones tendremos para escoger dos distintas configuraciones, una con motor de 250 watts y velocidad máxima de 25 km/h y otra con motor de 500 watts y 50 km/h de velocidad. La batería en ambos modelos será de 14.5Ah que nos promete una autonomía de hasta 120 km con tiempo de carga de sólo 3 horas.

VISIOBIKE INDIEGOGO VIDEO from Visiobike on Vimeo.

 


 

 

 

 

 

 

En busca de financiación

Después de un desarrollo de dos años, la Visiobike busca una manera de llegar al mercado en IndieGoGo, la incubadora de negocios Crowdfunding. Hay colaboraciones desde 5 euros que te incluyen una imagen en alta resolución (algo es algo), comprar la Visiobike por 3.900 euros en su versión más básica, hasta el paquete completo de 20.000 euros, que te incluye dos Visiobikes totalmente equipadas y un viaje con avión todo pagado a Croacia por 7 días en donde conoceremos la fabrica en una visita guiada por el mismísimo CEO.

Como vemos, la Visiobike es un gran desarrollo, sobre todo por haber conseguido esa integración con nuestro smartphone, el cual es una de nuestras herramientas de uso diario y ahora sumado a nuestro medio de transporte, sin duda, haría que más y más personas se unan al uso de la bicicleta. Por supuesto, éste es un primer acercamiento a este tipo de desarrollos y el precio aún es muy elevado, pero se agradece que cada vez haya más empresas en busca de aportar ese extra a lo ya existente.

Via: Xataka

 

MiniBrake quiere ayudar a que tus hijos aprendan a montar en bici

Minibrake

Un grupo de emprendedores han desarrollado un ingenio al que han bautizado como MiniBrake, un sistema de frenos para las bicicletas que puede ser accionado remotamente y que está orientado para padres que ayudan a sus hijos a aprender a montar en bici.

El sistema es compatible con una gran variedad de bicicletas, y tras ajustarlo a la parte del sillín dispondremos de un medio para poder frenar las bicicletas con una señal desde un pequeño control remoto.

El freno se aplica sobre la rueda trasera, algo que según sus responsables permite que paremos la bici de forma suave y segura. Pensado para niños de entre 2 y 5 años, la idea es que actuemos como “copilotos a distancia” cuando se suben en una bici y podamos evitar peligros que surgen y que sería difícil controlar de otro modo.

Los responsables de MiniBrake llevan dos años trabajando en el sistema, que por fin han decidido tratar de comercializar. Para ello buscan recaudar 75.000 dólares en IndieGogo, donde los interesados podrán reservar una de estas unidades por un precio de partida de 80 dólares.

Via: Xataka

Valour: ahora el GPS y los sensores van integrados en la bicicleta

Si apuestas por Valour, un nuevo proyecto que busca financiación en la plataforma Kickstarter, obtendrás una bicicleta con la que llevar un GPS externo ya no tendrá sentido. Piensa en los sistemas de navegación integrados en los coches, pero con más estilo.

Valou tiene en primer lugar un diseño exquisito, con cuadro de fibra de carbono, pero lo más interesante casi no se ve. Esta bicicleta incluye un sistema de navegación integrado para obtener diferente información de nuestro ejercicio, además de llevar integrado un sistema en el manillar para indicarnos qué camino seguir en una ruta marcada de antemano en el sistema con ayuda de su correspondiente aplicación.

Otra característica que apreciarán mucho los ciclistas tiene que ver con la seguridad. Una serie de sensores serían capaces de detectar cuando un coche está demasiado cerca de nosotros, produciéndose un aviso por vibración para ponernos alerta y tomar decisiones. Tanto estos como los demás sensores encargados de proporcionar información concreta de nuestro movimiento o posicionamiento, se recargarían mientras pedaleamos.

Valour en banco

A este proyecto de financiación colectiva que pretende alcanzar la cantidad de 100.000 dólares para ponerse en marcha, por ahora solo pueden entrar residentes de EEUU y Canadá, con un precio de 999 dólares para cada bicicleta que queramos. Esperemos que para cuando sea un producto comercial el envío del país canadiense a cualquier parte del mundo no sea un obstáculo.

Via: Xataka

Bicicleta fabricada mediante impresión 3D: más ligera y resistente

Dos compañías británicas utilizan la impresión 3D para fabricar el primer cuadro metálico de una bicicleta. El uso de aluminio ayuda a que este cuadro sea mucho más ligero y presente una duración superior.

impresión 3D

La compañía británica Renishaw ha colaborado con Empire Cycles para fabricar el primer cuadro de una bicicleta realizado mediante impresión 3D. El uso de titanio como metal principal ha posibilitado que la bicicleta creada sea ligera y robusta de manera simultánea.

El cuadro metálico de esta bicleta, fabricado con impresoras 3D de Renishaw, ha sido diseñado mediante una técnica llamada “optimización topológica”. El éxito de este proceso en la impresión 3D de la bicicleta ayudaría a que fuera usado más frecuentemente en otro tipo de fabricaciones industriales.

 

El software que se emplea en la optimización topológica permite que, mediante pasos iterativos, se deposite el material creado mediante impresión 3D en posiciones “lógicas”, de forma que la fabricación sea lo más eficaz posible. Esto permite aumentar la rapidez de la impresión 3D del cuadro de titanio, adaptando siempre la forma óptima diseñada previamente.

 

 

La impresión 3D del cuadro logró fabricar una pieza de solo 200 gramos. Este peso es un 44% inferior al que hubiera sido si en lugar de titanio, se hubiera usado aluminio. El diseño mediante optimización topológica y la posterior impresión 3D permitieron conseguir una bicicleta con unas características superiores a las que podemos comprar habitualmente.

 

La bicicleta obtenida finalmente se basó en el modelo MX-6 de Empire Cycles. El uso de titanio, en lugar de fibra de carbono, fue elegido debido a que es un material que permite una “mayor duración” de la propia pieza, según Chris Williams, director general de la compañía británica.

 

Una vez que se ha logrado este éxito de la impresión 3D, los ingenieros pretenden evaluar la seguridad de la bicicleta, con pruebas en laboratorio y en circuitos externos, con la ayuda de sensores portátiles y el trabajo de la Swansea University:

impresión 3D

Via: ALT1040

Inventan ruedas de bicicleta que guardan energía para cuando te canses

Pedalear ciertamente es un esfuerzo, sobre todo si tienes que transitar largas distancias. ¡Para de sufrir! La “Rueda Copenhague” ha llegado para quedarse.

 

Hay un mercado muy amplio de bicicletas, y prototipos futuristas que nos dejan con la boca abierta como la bicicleta que come smog haciendo fotosíntesis. Tambien está la de cartón y la que tiene pedales en las manos para quienes no puedan usar sus pies. Sin embargo, ninguna, salvo que tenga motor, te asegura un viaje sin esfuerzo por más ligera que sea.

Ahora puedes parar de sufrir. Dejar de transpirar a lo bestia y cansarte demasiado para conseguir el ritmo y la distancia de tus viajes. La  “Rueda Copenhague” es un invento que acumula la energía que vas gastando, y la guarda para cuando más la necesitas.

 

El MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) ha creado una innovadora rueda de bicicleta con motor llamada Copenhagen Wheel. Para los amantes de las bicicletas es una gran ayuda, sobre todo sin van pedaleando o se encuentran subiendo un cerro con sus amigos.

Con esta rueda podrás usar la energía almacenada y utilizarla cuando ya no tengas fuerzas, es decir, aprovecha la energía cinética que acumula el frenado para poder usarla después. La rueda lleva este nombre en honor a la cumbre del cambio climático realizada en esa ciudad.

La “Copenhagen Wheel” lleva una batería escondida que, acompañada de un motor, permite que el usuario pueda multiplicar la fuerza de pedaleo mientras avanza por la ciudad. Otra particularidad de esta rueda es que adquiere los hábitos de pedaleo del ciclista y lleva un registro de la velocidad y de la fuerza que se utiliza para avanzar.

Es una buena forma de motivar a los que no son adictos a realizar ejercicios montados en una bicicleta, o no tienen la constancia para realizar ciclismo. Además de integrar todo el sistema eléctrico, contará también con capacidad para comunicarse vía bluetooth con nuestro teléfono para ente otras muchas cosas, bloquear la rueda a distancia o controlar la potencia del motor.

En cuanto a las especificaciones, esta cuenta con un motor de 250W, 350W para los Estados Unidos. Por su parte la batería trabaja a 48V y nos proporciona una autonomía media de unos 50 kilómetros con cada carga. El principal inconveniente de la primera generación es que su compatibilidad estará algo limitada. Su único tamaño de llanta, es de 26 pulgadas.

Pero el único problema es que de momento sólo se podrá instalar en bicicletas de una única velocidad , lo que limita algo el arco de clientes. De todas formas sus diseñadores aseguran que están trabajando para poder ofrecer su sistema a un abanico más amplio de bicicletas.

Via: Veoverde