Chairless Chair, la silla casi invisible que en realidad llevas puesta

chairless-chair-1.jpg

La tecnología sigue sorprendiendo por su aplicación a tipo de campos, y en este caso la novedad llega de la llamada Chairless Chair, una silla que en realidad no tiene el formato tradicional y que cada usuario lleva acoplada a su cuerpo en forma de un exoesqueleto.

Keith Gunura, CEO y co-fundador de la empresa Noonee, explica cómo la idea se le ocurrió tras trabajar en una empresa de paquetería de joven: no había apenas descansos, y en esos ratos no había sillas en las que sentarse. La idea de poder “llevar puesta” una silla comenzaba a tomar forma entonces.

El resultado es un dispositivo que nunca toca el suelo, y que se acopla a nuestro cuerpo a través por ejemplo de un cinturón que asegura las caderas. Los talones de nuestros pies son otro de los puntos fundamentales de un diseño que según sus creadores es ergonómicamente adecuado: “además de lograr que las piernas de tus músculos descansen, proporciona una postura óptima“, afirma Bryan Anastisiades, CTO y co-fundador del proyecto.

Esta solución cuenta con una batería de 6 voltios que proporciona una autonomía de 24 horas y que permite que con la simple pulsación de un botón ese exoesqueleto pase del modo de inactividad a un modo en el que simplemente podremos adoptar la postura que adoptaríamos al sentarnos sin sentir cansancio alguno.

Via: Xataka

La moto voladora se convierte en un proyecto serio

Los chicos de Malloy Aeronautics quieren lanzar su Hoverbike para hacer realidad el sueño de las motos voladoras. De momento, el prototipo pinta muy bien y están buscando financiación para su proyecto.

hoverbike_imgp3845_large

Puede que uno de los artilugios más molones de la ciencia ficción esté a punto de hacerse realidad. O al menos algo que se le parece mucho. Los aerodeslizadores imperiales que se pueden ver en Star Wars Episode VI: The Return of the Jedi podrían estar más cerca gracias a Malloy Aerodinamics y su Hoverbike, que combinan un hovercraft y una moto.

La idea es combinar las hélices de un helicóptero con un chasis que permita a una persona pilotarlo a modo de motocicleta. Por el momento han lanzado una campaña de recaudación de fondos fuera de Kickstarter en la que esperan llegar al millón de dólares y así continuar con el proyecto. Al mismo tiempo han empezado otra campaña dentro de la web de crowdsourcing en la cual venden un drone totalmente funcional con escala 1:3.

Será complicado poder ver un vehículo como este recorrer las calles de nuestras ciudades pero en el campo la verdad es que su uso me parece más acertado. Sobre todo porque no deja una huella tan visible como la de los quads o las motos. Su alcance es de 148kms, algo que se podría mejorar, y su consumo está en los 30 litros a la hora. Cifras que deberían ser mejoradas ya que limita en gran medida su uso y eleva su precio y mantenimiento.

De todos modos es un excelente paso para un primer acercamiento a novedoso medio de transporte. Tal y como dicen los creadores, no utilizan ninguna pieza o tecnología que no se haya usado antes, pero ellos los combinan de una manera que hasta ahora nadie había pensado, según leemos en Phys.org. Y esa manera de ver las cosas me gusta ya que la innovación muchas veces no es crear algo de cero sino usar algo de una manera diferente a cómo se venía haciendo hasta ahora.
Via: ALT1040