Drones submarinos que examinan mares y ríos

 

Denis Loctier, Euronews:
“Robots submarinos que pueden examinar mares y ríos, que cooperan juntos para resolver los problemas. ¿Cómo les enseñan? Esta es la pregunta que resolveremos en Futuris.”

Un grupo de ingenieros trabaja en un proyecto de investigación para desarrollar drones submarinos que pueden hablar entre ellos usando señales sonoras.

Chiara Petrioli:
“Lo que ves aquí son robots submarinos que tienen la capacidad de comunicarse y colaborar entre ellos, creando los llamados “Internet of underwater things”.
Es un nuevo concepto que permite tener diferentes aparatos, tales como sensores y robots, intercambiando información. Esto abre un nuevo camino que permite monitorizar nuestros océanos, lagos y ríos.”

Un grupo de robots puede explorar el fondo del mar para buscar un objeto o una fuga de un componente químico. Cada uno tiene un número de sensores que hace que puedan trabajar juntos para recoger toda la información sobre el accidente en un período de tiempo muy corto.

Ricardo Martins:
“La comunicación acústica con la que trabajan es muy parecida a la que utilizan los humanos cuando hablan. Estos aparatos se comunican entre ellos debajo del agua usando un rango de frecuencias que va desde las similares a la voz hasta un volumen acústico inaudible.”

Denis Loctier, Euronews
“Entonces, ¿qué pueden ver debajo del agua?”

Los submarinos envían información al centro de control en la tierra. Ellos conocen la posición exacta e información medioambiental, como por ejemplo la temperatura y la composición química del agua. después, esto se puede ver en las pantallas.

Roberto Petroccia:
“Estos robots pueden funcionar de diferente manera en la misma zona y nosotros los podemos controlar todos desde este centro. Le damos instrucciones, por ejemplo, hacemos que vayan de un punto A a un punto B y vemos en la pantalla su movimiento a casi tiempo real. Utilizamos canales acústicos cuando están debajo del agua y la radio cuando están en la superficie.”

La cobertura resistente al agua que tienen los robots submarinos permite que puedan estar a 100 metros de profundidad. Dependiendo de la misión que vayan a realizar se les puede configurar de diferente manera para recoger, grabar o transmitir diferente tipo de datos.

Ricardo Martins:
“El módem acústico permite al submarino comunicarse bajo el agua porque tiene sensores ambientales y un sistema informático que hace que esto sea posible. Las baterías proporcionan ocho horas de autonomía. También cuenta con módulos de radio y comunicaciones por satélite.”

Crucial para la búsqueda y las operaciones de rescate el sónar encuentra objetos hundidos gracias a la emisión de ultrasonidos. Esto hace posible que ayudemos a encontrar contenedores en la zona del puerto de Oporto.

Lino Antunes:
“Estos aparatos son de gran ayuda sobre todo para llevar a cabo tres funciones: la primera, la seguridad del puerto; la segunda para tener información medioambiental y la tercera para inspeccionar los barcos que están en el muelle del puerto.”

Desde los océanos a los ríos. Estos mini submarinos pueden trabajar en cualquier lugar. Si es peligroso o caro para que lo haga un submarinista, lo hacen ellos. La nueva tecnología nos da la posibilidad de entender de mejor manera el silencio del mundo.

Chiara Petrioli:
“Descubrir volcanes submarinos, sitios arqueológicos, proteger nuestras costas, nuestra infraestructura, nuestros puertos… Esta tecnología nos dará la posibilidad de entender de forma más profunda el mundo y eso es esencial para un futuro sostenible.”

Via: Euronews

Anuncios

Lighbot, un robot guía para personas ciegas

NSK, una empresa japonesa mejor conocida por sus rodamientos y el desarrollo de otros componentes para terceros, también está apostando fuerte por el mundo de la robótica, algo bastante común entre las empresas japonesas.

Su último desarrollo tiene que ver con un robot-guía, presentado en el “Robotics Demo Corner” que ha tenido lugar la semana pasada en Tokio. Su nombre es Lighbot, y pretender a ayudar a moverse a personas con visión reducida.

Igual que lo haría un coche autónomo, pero andando al lado del robot, que se desplazaría por galerías comerciales u hospitales, sorteando obstáculos y llevándonos con seguridad hasta el próximo punto deseado.

La forma de interactuar con Lighbot es a través de un joystick en la zona superior, tiene cuatro direcciones posibles, que accionaremos para movernos. Para adecuarse a la velocidad de nuestro paso, el mando reconoce diferentes intensidades. En el siguiente vídeo podéis ver un modelo anterior, sin el sistema de control:

Pero no solo podemos decirle la dirección a tomar con el “joystick rojo”, también cuenta con un sistema de navegación guiada que nos lleva hasta el punto final sin tener que ir marcando el camino. Este sistema está basado en mapas registrados, a partir de los cuales calcula la mejor ruta. Durante el trayecto, nos dará indicaciones a través del altavoz.

Toda la maquinaria importante se encuentra en la zona inferior, con un sistema basado en láser – desarrollado por ASUSTeK – que reconoce los objetos y paredes que encontramos a nuestro paso, tanto a ras de suelo, como a la altura de nuestra cabeza. Cuando Lightbot reconoce obstáculos, para o plantea una dirección alternativa.

2-3.jpg

Entrando en detalles de movilidad, el robot cuenta con una rueda en la zona delantera, y un par en la trasera, todas se mueven de forma independiente. Mide un metro de alto, para intentar estar a la mejor altura para nuestras manos, y pesa 15 kilos.

NSK está desarrollando otros robots-guía bastante más capaces en términos de movilidad, como el siguiente, que se atreve con obstáculos muy complicados, al mismo tiempo que lleva de la mano a su usuario:

Via: Xataka

La cadena de hoteles Hilton reemplaza las llaves de las habitaciones por el smartphone de los clientes

Ya no volverás a perder nunca más la llave de la habitación de tu hotel… a menos que también hayas perdido el móvil. La prestigiosa cadena hotelera acaba de anunciar el siguiente paso en la evolución tecnológica del acceso a tu alojamiento. Atrás quedan las tarjetas con banda magnética, tan susceptibles de extravío o de desmagnetización con pérdida del código y paseo a recepción a que te la reprogramen. La única llave que necesitarás ese ese objeto sin el que ya casi nadie sale de casa: el teléfono móvil.

A finales del próximo año los hoteles Hilton dejarán de repartir llaves a sus clientes para facilitarles el acceso a las habitaciones donde se alojen. En su lugar podrán hacerlo utilizando algo que siempre llevamos en el bolsillo: el smartphone. Emplear el teléfono móvil como llave de la habitación del hotel será factible en más de 4.000 establecimientos de la cadena Hilton en todo el mundo, y el huésped lo único que deberá hacer es descargar una aplicación gratuita disponible para los sistemas operativos iOS y Android.

Esta posibilidad además permitirá que el cliente pueda evitar el en ocasiones tedioso procedimiento de registro en recepción, podrá acceder directamente a la habitación asignada puesto que a través de dicha aplicación se habrá formalizado la inscripción en el registro del establecimiento hotelero y se habrá validado la identidad del cliente, el medio de pago y otros detalles que habitualmente nos retienen en recepción cuando desearíamos estar ya en nuestra habitación descansando del viaje.

hilton

Desde la cadena Hilton informan de un proceso de desarrollo que ha durado varios años y en el que se han explorado diversas soluciones hasta dar con la que finalmente ofrecen. Empleando una tecnología propia donde la seguridad y la comodidad para el cliente han sido máximas, también se ha conseguido que su implantación no suponga un coste excesivo para los establecimientos donde estará disponible.

Por motivos de seguridad tampoco se han ofrecido más detalles. Esta tecnología comenzará a implantarse a finales de 2015 y estará presente en todos los alojamientos de la cadena Hilton a finales de 2016. Como en otras ocasiones en que se han desarrollado tecnologías revolucionarias, ahora queda esperar que otros establecimientos comiencen a ofrecer soluciones similares.

Via: The Inquirer

Sense, un dispositivo inteligente que cuida tu sueño

sense

Con una suma de casi 400.000 dólares recaudada en sólo dos días desde el inicio de una campaña en Kickstarter que durará un mes, un grupo de diseñadores e ingenieros de San Francisco, California se preparan para lanzarun dispositivo que puede cambiar la vida muchas personas. El dispositivo, que tiene una forma parecida a una pelota de tenis, incluye un ‘ejército’ de sensores que están programados para vigilar el cuerpo en unos de sus  momentos más vulnerables: el sueño.

 Sense, nombre que hace referencia a su gran capacidad de detectar cambios del ambiente, es considerado por sus creadores el primer sistema que combina el conocimiento de los patrones del sueño con datos sobre el entorno del usuario para asegurarle un sueño tranquilo y sin interrupciones, ni siquiera cuando toca levantarse de la cama. El aparato tiene incorporado una alarma inteligente que despierta a la persona en el momento adecuado de su ciclo de sueño para evitar la sensación de cansancio que se experimenta con otros sistemas de alarmas habituales.

senseapp

Sleep Pill y una aplicación móvil, entre los complementos de Sense

Si la tecnología aporta muchos beneficios, es inevitable que no presente también lados negativos. Uno de ellos afecta el buen desarrollo del proceso de sueño. Una investigación del equipo que ha creado Sense indica que, además de las personas conscientes que no pasan bien las noches, hay otras que ni siquiera se dan cuenta de ello. El descanso durante la noche se convierte en un elemento muy importante que influye directamente en el rendimiento de las actividades diarias.

Motivados a mejorar el sueño, los desarrolladores de Sense han pensado en un producto que sea fácil de usar, sencillo y práctico. El dispositivo tiene un diseño minimalista que le permite una instalación cómoda en cualquier sitio de la habitación. La carcasa de policarbonato que cubre el aparato en forma de pelota de tenis funciona como una malla que protege los componentes internos.

Está disponible en dos colores, blanco y gris oscuro y viene acompañado porSleep Pill, otro sensor que se coloca en la almohada mientras que una aplicación móvil para Android e iOS le permitirá al usuario gestionar y visualizar los datos que Sense capta durante la noche. Pero la parte más interesante, desde luego, está escondida detrás de su carcasa.

Un cúmulo de sensores para un sueño tranquilo

“Sense usa la tecnología para que podamos recuperar nuestro sueño, sin que se imponga y sin intrusión. El dispositivo está diseñado para hacer que todo desaparezca y que trabaje por ti mientras estás durmiendo”, declaran los miembros del equipo.

 

La característica más importante que le permite percibir todos los cambios del ambiente está asegurada por el conjunto de sensores con el que viene equipado. Un sensor de luz ambiental controla el nivel de luz de la habitación, sensores de temperatura y humedad le ayudan a recomendar las mejores condiciones de sueño y un sensor de partículas puede detectar la menor partícula que flota en el aire.

Los datos más importantes sobre el momento en el que el usuario está dormido, está a punto de despertarse u otras fases intermedias del ciclo de sueño están captados por el Sleep Pill, el sensor que se engancha en la almohada. La información se envía al dispositivo de manera inalámbrica y sin tener que haber sincronizado los dos dispositivos previamente. De esta forma Sense recoge todos los datos que indiquen una interrupción del ciclo de sueño y los visualiza mediante la aplicación móvil. Al principio del día el usuario puede consultar su ‘mapa’ de sueño. Si ha dormido bien el indicador numérico se acercará a 100, en caso contrario este tendrá un valor más reducido.

La parte más importante es que el dispositivo se convierte en el mejor guardián durante la noche. El hecho de que el usuario tenga la información necesaria para explicar los distintos estados que se quedan predominantes después de su ciclo de sueño se convierte en una gran ayuda. De aquí a eliminar los factores perturbadores y tener una vida más relajada y eficiente queda sólo un paso. El dispositivo está a su comienzo, faltarán concluirse las fases de evaluación de diseño y producción después de haber pasado con éxito la validación técnica, pero juzgando por su diseño inteligente Sense no encontrará obstáculos para convertirse en un producto con mucho potencial.

Via: TIC BEAT

Estos robots se rompen una o varias extremidades pero vuelven a caminar en dos minutos

robots.png

Cuando un animal tiene un accidente y pierde la movilidad en una de sus patas, éste no tarda enadaptarse a la situación y sigue caminando como buenamente puede: o eso o quedarse a merced de otros depredadores. Algo así, pero con robots de protagonistas, han querido conseguir un grupo de investigadores de la Universidad París-Sorbona y los resultados han sido más que satisfactorios. Para muestra, el vídeo que podéis encontrar bajo el párrafo siguiente.

Estos científicos han encontrado la forma de conseguir que un robot dañado pueda recuperarse en cuestión de segundos, “aprendiendo” a caminar de nuevo bajo sus nuevas condiciones físicas. A pesar de que sea fácil de decir, esto no es tarea sencilla: en el movimiento de un robot intervienen muchos parámetros (ángulo de la extremidad, la posición de cada articulación, velocidad y un largo etcétera). Cuando algo falla, todos ellos deben ser reajustados en un proceso que puede llevar varias horas. ¿Cómo han conseguido entonces hacerlo tan rápido?

Hasta ahora, las distintas aproximaciones a este problema consistían en calcular, una vez se produce el daño, la forma más óptima de que el robot siguiera funcionando. Pero son muchos cálculos, muchas combinaciones… Al final el robot tarda mucho en recuperarse. ¿Cómo aligerar el proceso? Sencillo: lo que hicieron estos investigadores es comenzar con los cálculos antes incluso de que el robot se estropease. Calculan distintas “formas de caminar” con antelación, de forma que, cuando se produce la lesión, el robot puede ajustarse rápido a una de ellas que no utilice la extremidad dañada.

Para probarlo, este equipo de investigadores ha utilizado un robot tipo “araña”, con seis patas. Lo que hacen es calcular, antes de que comience a andar, 13.000 “formas de caminar” (lo que ellos definen como gaits o walking patterns). Para cada una de ellas, miden cuánto tiempo pasa cada pata en contacto con el suelo. Cuando una de ellas recibe un daño, lo que hace el robot es escoger el patrón en el que la extremidad dañada se utiliza menos y opta por él, reduciendo la complejidad de la búsqueda. De hecho, luego va cambiando entre “formas de caminar” para medir la velocidad que alcanza con cada una y decidirse al final por la mejor opción.

En el vídeo de prueba, incluso, vemos cómo algún robot se da la vuelta por completo y se arrastra sobre su espalda. Una solución que sobre el papel parece sencilla, pero el algoritmo tiene sus dificultades. “Esta nueva técnica permitirá crear robots más robustos, efectivos y autónomos”, dicen sus responsables. Por si tenéis curiosidad, el proyecto se titula “Los robots pueden adaptarse como los animales” y el *.pdf con los detalles de la investigación ya está disponible.

Via: Xataka

El MIT desarrolla dedos extra robóticos

Los seres humanos tenemos 5 dedos en cada mano, al menos si no formamos parte de un clan yakuza, y todo nuestro entorno está pensado para esta morfolofía. El problema es que en ciertas ocasiones nos podría venir muy bien tener un par de dedos extra. Aquí tenéis la propuesta del MIT para contar con 7 dedos.

Consiste en un par de dedos, más bien mini brazos robóticos, con tres grado de libertad y que se colocan en un guante a ambos lados. Gracias a su mayor longitud y fuerza, permite realizar labores complicada y duras con una sola mano, sin necesidad de usar dos y de forma más segura dejando a nuestros dedos humanos mucho más seguros.

dedos

Si a veces nos liamos con nuestros 5 dedos, ¿tener 7 no es una locura difícil de controlar? No, gracias a Faye Wu y al grupo de estudiantes encargados de su desarrollo. El secreto está en que los dedos no tenemos que controlarlos totalmente, sino que responden a los gestos que hacemos con los índice, corazón y pulgar, que cuentan con sensores de doblado.

En el vídeo a continuación tenéis varios ejemplos de cómo funcionan los dedos y el tipo de funciones y mejoras que permiten de una forma muy sencilla. Claro que, para llegar al nivel de Motoko Kusanagi probablemente tengamos que esperar todavía unos cuantos años más.

Via: The Inquirer 

 

Los robots que se transforman podrán ser reales gracias al MIT

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (el prestigioso MIT) están tratando de crear su propia versión de robots capacitados para tomar distintas formas,mediante un nuevo material que no es más que una espuma especial cubierta en cera que han desarrollado, que puede fácilmente cambiar de estado sólido a uno más flexible, permitiéndole cambiar de forma cuando se le aplican distintas temperaturas.

La idea de este material es escapar un poco de los metales como base fundamental para la robótica, lo que les permitirá en un futuro no muy lejano crear robots capaces de cambiar su forma al mejor estilo de los ratones, según explica una de las científicas parte del proyecto, por lo que serían óptimos para misiones de rescate, o incluso para soluciones médicas, dado que podrán adaptarse a cualquier situación de alto riesgo o entorno.

 

Al este material basarse en espuma de poliuretano y cera lo hace de bajo costo por lo que no solo supondría un nuevo tipo de robots capaces de moldear su forma dependiendo de sus necesidades, sino que contarían con una materia prima barata y de fácil acceso, lo que lo hace un proyecto realmente rentable para el MIT y el grupo que los patrocina.

Estos materiales pueden conseguirse prácticamente en cualquier parte, tanto la espuma como la cera, por lo que hace a esta tecnología bastante viable para ser usada en la robótica del futuro. La principal ventaja de la tecnología que estamos desarrollando es como se adaptaría el robot a su necesidad. Por ejemplo, si se necesita que pase por un espacio muy reducido de escombros, se hace flexible y reduce su tamaño, pero si necesita levantar un bloque o martillo, se hace rígido y resistente.

La tecnología suena prometedora y aunque no se trate de algo que permita crear (al menos ahora) un robot de metal líquido, podría suponer un antes y un después en cuanto a robots de rescate o incluso para aplicaciones médicas, como operaciones.

Estos investigadores del MIT no están trabajando solos en este proyecto, sino que lo hacen de la mano deBoston Dynamics, compañía experta en robots (en su mayoría militares) que fue comprada por Google hace algunos meses.

Via: ALT1040