Un dron como copiloto

Kwid, con un dron como acompañante El Kwid de la marca Renault, un concepto con propuestas innovadoras, entre ellas, un dron. / Renault

 

Renault sorprendió en el Salón del Automóvil de Nueva Delhi, en India, con el prototipo Kwid, especialmente diseñado para este mercado, en el que además de destacarse su estampa futurista, sobresale un dron (Flying Companion) que fue pensado para convertirse en un fiel acompañante de los ocupantes del modelo.

Más que un automóvil se trata de un buggy (tracción 4×2) y el primer prototipo que la marca del rombo presenta fuera de su territorio natural, el europeo, en una muestra clara de que Renault sigue dando pasos sólidos en la intención de ampliar sus fronteras.

El Kwid, en sí, es un ejemplo de hasta dónde quieren llegar los diseñadores con sus propuestas innovadoras en la industria automotriz. Y si bien en el vehículo sobresalen muchos aspectos que llaman la atención, el que verdaderamente se robó el show fue el dron volador, que se sitúa de manera estratégica en la parte trasera del vehículo.

La idea es que este dron se convierta en un aliado en los diferentes lugares por los que transita el modelo. En terrenos difíciles se puede convertir en una gran ayuda, pues puede mostrarle al conductor imágenes que se escapan de su rango visual al manejar, mientras en la carretera y las ciudades tiene la posibilidad de informar sobre trancones o el estado de la vía. Para los amantes de la fotografía es ideal, pues puede tomar fotos del paisaje y de los ocupantes del auto en cualquier momento.

El Kwid puede albergar en su interior a tres pasajeros y los mandos para el conductor y el timón están dispuestos en la parte central del habitáculo, cuyo diseño se basó en el nido de las aves.

Dentro de la propuesta inicial de sus creadores, este prototipo fue equipado con un motor de 1,2 litros de gasolina que se acopla a una caja de velocidades de doble embrague (EDC), es decir, hace que el cambio entre una marcha y otra sea casi imperceptible. La misma se activa a través de botones y no de una palanca.

En una evolución cercana podría montar un propulsor eléctrico, pues desde su origen cuenta con una toma de carga situada detrás del logo de Renault.

Cuenta con faros tipo LED, apertura eléctrica de las puertas y una pantalla táctil con múltiples funciones. Además de informar sobre los diferentes temas de conectividad, reemplaza los tradicionales mandos de instrumentos.

El Kwid, por ahora, es un concepto, pero de él pueden salir muchas realidades.

Via: El espectador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s